¿Y tú, cómo compras?

¿Elegís el champú según sus componentes? ¿Creéis ser conscientes de cómo tomáis decisiones cuando compráis, o en qué os basáis para elegir comprar algo? Las decisiones de compra son mucho más intuitivas, rápidas y emocionales de lo que os podéis imaginar: se estima que el 90% de nuestras decisiones son inconscientes, y esto no tiene que alarmarnos, porque el no ser consciente no quiere decir que nuestro cerebro no haga un análisis preciso de la situación y tome la decisión basado en una cascada compleja de razonamientos.

Además, no solo los clientes tomamos decisiones de este modo, incluso los empresarios de más éxito toman decisiones de forma intuitiva e impulsiva.

Las emociones nos llevan a comprar mucho más que la razón, hecho que es estudiado por las marcas para aumentar las ventas mediante técnicas de neuromarketing.

¿Qué es el neuromarketing?

Los estudios de mercado no garantizan el éxito de un producto, así que los vendedores buscan una solución en la neurociencia. Mediante el uso de técnicas de medición de la actividad cerebral, como la resonancia magnética funcional, tratan de identificar los anuncios y productos que nos seducen y nos desagradan.

Se estudian los efectos que la publicidad tiene en el cerebro humano, con la intención de poder llegar a predecir la conducta del consumidor.

Pese a lo que pueda pensarse, el neuromarketing es muy sencillo: se analizan las ondas neuronales para ver qué efecto causa la publicidad en la persona, pero sin hacerle preguntas, sino observando directamente el cerebro y leyéndolo sin hacer ninguna interpretación.

Las neurociencias permiten, por este método, averiguar que niveles de atención está prestando los sujetos analizados a un anuncio segundo por segundo y plano por plano. De este modo se pueden tomar decisiones como por ejemplo retirar un determinado plano del anuncio final o añadir una secuencia adicional. También pueden medirse otros muchos conceptos, como la activación del sujeto o su estado emocional cuando aparece el producto en pantalla.

¿Qué características se miden en los estudios de neuromarketing?

Se trata de observar como reacciona nuestro cerebro ante una información nueva presentada (normalmente un anuncio publicitario). Se miden las ondas cerebrales tomando tres características básicas: atención, emoción y memoria.

  • La atención: es la característica más fácil de lograr en un anuncio.
  • La emoción: esta característica debe subir y bajar permanentemente para que sea bueno ya que si la emoción es muy alta por mucho tiempo puede producir agotamiento.
  • La memoria: es lo más difícil de lograr. Si se logra significa que el anuncio es bueno ya que la persona lo recordará después de haberlo visto.

En los estudios se utilizan mediciones biométricas (actividad cerebral, ritmo cardíaco, respuesta galvánica de la piel, etc.) de los sujetos estudiados para obtener conclusiones.

El neuromarketing es capaz de obtener directamente respuestas neurofisiológicas de los entrevistados, sin que medie una verbalización o expresión escrita, por lo que se convierte en prácticamente la única metodología que puede obtener respuestas fiables.

La mayoría de nuestras decisiones de compra están mediadas por estímulos subconscientes que ningún sujeto verbalizará en un estudio con técnicas convencionales. Si embargo, las técnicas neurocientíficas permiten obtener información sobre procesos mentales de los que no percibimos de manera consciente.

En este sentido, el neuromarketing hace que cada euro gastado en publicidad resulte tremendamente eficiente en términos de marketing, gracias a estas nuevas aplicaciones que se emplean para comprender qué hay en la parte no consciente de nuestro cerebro.

Investigaciones empíricas de Dan Ariely y del Premio Nobel Daniel Kahnemann demuestran que los procesos de toma de decisiones mecánicos nos ayudan a convivir con un mundo cada vez más saturado de información y frenético. Estos procesos mecánicos son dirigidos por la rutina y las emociones y por tanto cambian en función de nuestro humor.

Aunque estas técnicas puedan aportar mucho en el ámbito del marketing, la polémica está servida, mucha gente se plantea si estas aplicaciones de la neurociencia podrían ir contra las libertades personales, o si se puede considerar el neuromarketing un tipo de manipulación o bien es una forma más de venta.

Ver vídeoRedes - Sabemos que no sabemos lo que decidimos
Publicado en Cerebro, Espai Salut, Estimulación, Estimulación cognitiva, memoria, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿En qué puede afectar un Ictus?

Sabemos que las alteraciones más frecuentes en el ICTUS son alteraciones en el habla, en las funciones ejecutivas y en la movilidad de un lado del cuerpo. Pero la persona no es únicamente una parte física y una parte comunicativa, sino que es una suma de componentes físicos, sensoriales, perceptivos, cognitivos, emocionales, y sociales.

¿Puede ser entonces que un déficit emocional nos afecte en el déficit físico, o al revés? ¿Y esto puede afectar a la comunicación y al entorno social de la persona?

La respuesta claramente es SÍ, todos estos aspectos se relacionan entre ellos. En el ámbito social, se tiene que tener en cuenta qué roles tenía en su vida cotidiana la persona antes de tener una alteración cognitiva o física. Es posible que esa persona sea trabajador, estudiante, el padre, o cuidador. Que tuviera unos hábitos y unas rutinas que estaba acostumbrado a hacer… como podría ser jugar a cartas, salir a pasear, hablar. Un Ictus, puede alterar todos estos aspectos de la persona, por causas de la alteración física o por causas de la alteración comunicativa. Visto así, podemos llegar a prever, porqué la persona también se altera a nivel emocional: le irrumpen cambios muy grandes en la vida que tenía y necesita un proceso de adaptación.

Será necesario que el entorno familiar se adapte, que serán los primeros que verán disminuidas sus capacidades, o verán cambios en su carácter. Pero puede necesitar también una adaptación de su entorno laboral (si había), entorno social, o físico para adaptarse a sus nuevas necesidades.

Cuando tratamos a una persona con alguna alteración cognitiva, tenemos que tener en cuenta todos estos aspectos, cómo era su vida antes de la lesión, cómo le han afectado esos cambios, y cómo los ha asimilado, porque puede que disminuyan las mejoras de la rehabilitación por una afectación emocional.

Hay que tratar a la persona teniendo en cuenta todos estos aspectos y evitar tratarla con menor importancia o como si se tratara de un niño pequeño. Probablemente no tendrá los mismos roles que antes, pero debemos hacerle sentir que estamos para ayudar en lo que necesite, sin que pierda su papel ni la autonomía que pueda mantener.

Una persona, igual que una construcción, no se forma con una sola pieza, y no tenemos que olvidarnos de ningún ámbito, pues solo con todas las partes la persona es ella misma.

Publicado en Cerebro, Cuidador, Espai Salut, Estimulación cognitiva, Ictus, lenguaje, mente, Profesionales, Salud | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

La actividad física es medicina

Es innegable que el sedentarismo es uno de los grandes problemas de salud pública del siglo XXI.

Según la OMS, las enfermedades no transmisibles, o también conocidas como enfermedades crónicas, son las responsables del 65% de las muertes en el mundo. Entre ellas, hay cuatro grandes grupos: las enfermedades cardiovasculares (como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares), el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas (como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y la diabetes. Todas ellas además comparten cuatro factores de riesgo: el consumo de tabaco, la inactividad física, el uso nocivo del alcohol y las dietas malsanas. Entre todas pueden suponer unos 36 millones de personas muertas cada año.

Según los estudios, más de un tercio de todas las muertes puede atribuirse a un número relativamente pequeño de factores de riesgo. Los cinco grandes factores de riesgo identificados son:

-       Hipertensión, o presión sanguínea alta

-       Elevado nivel de glucosa en sangre

-       Inactividad física

-       Obesidad

-       Tabaquismo

En la actualidad conocemos que existe una relación causal entre estas enfermedades y los factores de riesgo prevenibles, como la inactividad física. En concreto, si nos fijamos un objetivo: combatirla, estaremos incidiendo directa e indirectamente en cuatro de estos factores de riesgo, en la reducción de los niveles de glucemia, en la regulación de la presión sanguínea, y en la disminución de la obesidad. Es decir, tan solo practicando ejercicio físico podemos tratar la mayoría de los factores de riesgo de las principales enfermedades crónicas que causan un mayor número de muertes al año en el mundo. Dicho así parece complicado, pero la lectura es rápida: ¡a practicar ejercicio para prevenir enfermedades!

Actualmente y desde hace décadas, se observa una importante disminución de la actividad física, causada principalmente por dos factores: el descenso en el gasto energético en el ámbito laboral y en el hogar, y a una tendencia al aumento de actividades lúdicas sedentarias.

Son muchas las iniciativas públicas y privadas en la promoción de los buenos hábitos en este sentido, pero la última palabra siempre la tiene uno mismo. Hemos de empezar a ser responsables de nuestra salud y ser los principales interesados en mantener unos buenos hábitos para prevenir enfermedades futuras.

Desde hace una década han ido surgiendo estudios epidemiológicos que sugieren que una vida activa podría ser un factor protector contra la enfermedad de Alzheimer en particular, aunque también contra el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento normal de la persona, no obstante, los resultados no son uniformes en este sentido.

Uno de los últimos estudios publicados al respecto en ‘Archives of Neurology’ por investigadores de la Washington University en Saint Louis (EEUU) hace una aportación interesante sobre el hábito de la actividad física diaria frente al desarrollo de la Enfermedad de Alzheimer (en su variante asociada al gen APOE4) si todavía no se padece la enfermedad o para atenuar la gravedad si ya se tienen indicios de sufrirla.

Este estudio viene a demostrar que la actividad física habitual, que puede consistir en algo tan placentero como el paseo diario tradicional de nuestra cultura, no sólo beneficia la salud mental en general, sino en especial la de aquellos que nacen genéticamente predispuestos (portadores de la variante APOE4, presente en España en un 10-12% de la población, según los estudios), a ser víctimas de la devastadora Enfermedad de Alzheimer.

Este y otros estudios demuestran una vez más que tras buscar soluciones milagrosas para problemas comunes en nuestra sociedad actual, los mejores remedios están empapados en esas tradiciones culturales tan interesantes como sanas, que incluyen, además de la buena comida y la socialización, la actividad moderada de forma habitual.

 

 

Publicado en Alzheimer, Cerebro, Discapacidad, Ejercicio, Espai Salut, Estimulación cognitiva, estudio, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Alimentación, dieta y función cognitiva

La relación profunda entre dieta y cerebro está aún por desvelar, aunque hoy por hoy conocemos los efectos positivos de diversos nutrientes y sustancias.

La neuropsicología estudia las relaciones cerebro-conducta utilizando herramientas objetivas para vincular los aspectos biológicos con el comportamiento como partes de un todo.

¿Qué factores de la alimentación influencian en la actividad cerebral?

Determinados déficit vitamínicos se han asociado a alteraciones neurológicas. Las deficiencias de B12, B6 y ácido fólico pueden conllevar una acumulación de homocisteína que aumenta el riesgo de enfermedad cerebro-vascular.

El consumo de 5 frutas o verduras por día deberían ser suficientes para aportar las cantidades necesarias de vitamina B6 y ácido fólico.

Fuentes de ácido fólico son los frutos secos (pipas de girasol, nuez, almendra y avellana sobretodo), la soja, la naranja, los espárragos, la col, el brócoli, las espinacas y los huevos. La vitamina B6 puede ser obtenida de la carne roja, frutos secos, plátanos, leche, atún, entre otros; mientras que la B12 se encuentra principalmente en el pescado (sardina, caballa, mejillones…) y la carne (el hígado y la carne de conejo son los que más proporción aportan).

Otro buen ejemplo son los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena larga, esenciales para la función cerebral, especialmente el DHA (ácido docosahexaenoico, presente en peces de agua fría como el salmón, el arenque o la anchoa), ya que son varios los estudios científicos que sugieren que el neurodesarrollo y las capacidades cognitivas también se ven mejoradas con la ingesta temprana de DHA. También van surgiendo datos sobre la importancia potencial de los ácidos omega-3 de cadena larga para una buena salud cognitiva en la edad madura.

¿Qué influencia tiene la hidratación en la función cognitiva?

El estado de hidratación también puede influir en la capacidad cognitiva. Desde hace tiempo se sabe que la deshidratación afecta negativamente al rendimiento físico, pero desde hace unos años se están estudiando también los efectos de la deshidratación sobre la función cognitiva, ésta es un área de investigación relativamente nueva pero muy interesante para la población general.

Las investigaciones disponibles en éste ámbito son escasas, aunque indican, a nivel genérico, una disminución del rendimiento físico, visuomotor, psicomotor y cognitivo cuando se pierde un 2% o más del peso corporal debido a la restricción de agua, calor y/o esfuerzo físico.

La revista Journal of the American Collage of Nutrition ha publicado recientemente una revisión científica dirigida por la Profesora Ana Adán, de la Universidad de Barcelona: ‘Rendimiento Cognitivo y Deshidratación’. En ella se detallan las funciones cognitivas más perjudicadas ante una hidratación inadecuada.

La deshidratación existe cuando la expulsión de líquidos es superior a la ingesta de los mismos, por tanto, cuando hay un balance negativo del agua corporal. El nivel de deshidratación puede ser leve (pérdida del 1-2% del agua corporal), moderado (2-5% de pérdida) y severo (mayor al 5%). Estados de deshidratación severa son poco habituales en la población general. Las deshidrataciones leves, sí son frecuente pero no han demostrado consecuencias significativas. Sin embargo, una pérdida de mayor al 2% del agua corporal disminuye la capacidad de memoria a corto playo y puede afectar por igual a adultos jóvenes y a personas mayores.

Los cambios en la cantidad de sales y electrolitos corporales producidos por la deshidratación pueden alterar la actividad cerebral y el correcto funcionamiento de diversos sistemas de neurotransmisión que intervienen en el procesamiento cognitivo, favoreciendo la pérdida de concentración y una disminución del rendimiento, así como aumentando las posibilidades de sufrir algún accidente laboral. ‘Una hidratación adecuada es un factor decisivo en la prevención de accidentes laborales y el desarrollo de enfermedades’, y según A. Adán, ‘por muy leve que sea la deshidratación, no es un estado deseable porque implica un desequilibrio en la función homeostática del medio interno que puede repercutir negativamente en la capacidad cognitiva, e interferir en la correcta realización de actividades laborales o académicas que requieran la utilización de habilidades mentales concretas’.

La falta de reposición de líquidos afecta a diversas actividades intelectuales, en especial a la atención, las capacidades psicomotoras, la memoria inmediata y la capacidad de auto evaluación o conciencia subjetiva.

La cantidad de líquido que se recomienda ingerir dependerá de cada persona, según la pérdida de líquidos, la actividad física realizada, de si es hombre o mujer, o si pertenece a una población con mayor riesgo. En términos generales se recomienda consumir aproximadamente unos 2-2,5 litros de líquido al día (un 20-25% proveniente de alimentos, y un 75-80% de bebidas). Una reposición adecuada de líquidos favorece un rendimiento cognitivo óptimo.

 

Publicado en Cerebro, Cuidador, Espai Salut, Estimulación, Estimulación cognitiva, Nutrición, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Nuevos hábitos y buenos propósitos para empezar un año saludable

Comenzamos un nuevo año y con él empiezan los nuevos propósitos… el gimnasio, la dieta, el dejar de fumar… en definitiva, aprovechando que empieza un nuevo calendario, nos planteamos cambiar de hábitos para mejorar nuestra salud, y por consiguiente mejorar nuestra calidad de vida, ¡el mejor de los propósitos! En este post, os daremos algunas orientaciones para tener un año saludable. Así pues, manos a la obra… ¡a revisar nuestros hábitos y a decidir en qué podemos mejorar nuestra salud!

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades“, de manera que podemos ser protagonistas de nuestra salud y actuar en el estado de la misma.

¿Y por donde empezar?

Hay cinco pilares básicos para una buena salud, y en cada uno de ellos muchos buenos hábitos para adoptar. A continuación revisamos algunos:

 

1. La alimentación y la dieta

Las claves para obtener una buena nutrición son: equilibrio, variedad y moderación.

Se deben ingerir de forma equilibrada todos los nutrientes, es importante no sobrepasar el límite de calorías diarias que necesita nuestro organismo para funcionar, ya que se acumularán en forma de grasa y aumentaremos de peso. Las calorías que necesita cada persona depende de varios factores y es el especialista el que las tiene que determinar, aún así en general se recomiendan unas 2.100 Kcal./día para los hombres y 1.800 Kcal./día  para las mujeres. Se recomienda una ingesta repartida en cinco veces: desayuno, tentempié a media mañana, comida, merienda, cena.

2. La actividad física y el ejercicio

Nuestro cuerpo está hecho para moverse y necesita hacer ejercicio físico diario para mantenerse saludable y evitar enfermar. Las funciones motrices solo se mantienen si se ejercitan, de manera que para mantenerlas es importante tener una vida activa en la que se incorporen paseos diarios y ejercicio aeróbico de forma regular. Para realizar actividad física, no es necesario ir al gimnasio a levantar pesas o hacer una clase de spinning, se pueden hacer actividades más suaves, incluso al aire libre: caminar, correr, nadar, montar en bicicleta

El ejercicio, además de tonificar el cuerpo y mejorar el aspecto físico de la persona, ayuda a liberar tensiones y mejora el manejo del estrés.

“Si no cuidamos nuestro cuerpo no tendremos donde vivir”

3. La actividad mental o cognitiva

Igual que cuidamos de nuestra dieta y nuestro estado físico, hemos de cuidar de nuestra mente, pues si no la activamos dejará de estar ágil y despierta, y nos costará más tomar decisiones, prestar atención, memorizar tareas, etc.

Calcular mentalmente, memorizar números de teléfono, realizar sudoku, sopas de letras, autodefinidos, dibujar, leer, ordenar los armarios y cajones de casa, planificar el menú semanal y la compra diaria… son tareas cotidianas que ayudan a mantener una mente activa, aunque se pueden seguir programas de entrenamiento diseñados específicamente para mantener y mejorar las funciones cognitivas.

4. Las relaciones sociales y el bienestar emocional

Nuestra actitud es determinante para nuestro estado de salud, ya que influye en las decisiones sobre con quién nos relacionamos, cómo nos alimentamos y el modo de vida que llevamos entre otras cosas. Mantener un entorno social activo beneficiará al bienestar emocional y personal, de manera.

Tal y como introduce Eduard Punset en una entrevista, “La magnitud del impacto sobre la salud de una buena red de apoyos familiares y de amigos es similar a la que se obtiene dejando de fumar”, según comentan científicos que han investigado sobre el tema de las relaciones sociales en las universidades de Utah y Carolina del Norte (EE.UU).

5. El sueño y el descanso

Hay muchas causas que provocan un mal dormir, pero una de las más importantes hoy en día es la tensión acumulada durante el día: los problemas cotidianos, la ansiedad, el estrés, el ritmo de vida… El cerebro necesita desconectar de esos problemas antes de dormir, de manera que hemos de ayudarle a hacerlo con nuestros hábitos y rutinas. En Dormir bien. Consejos para conciliar el sueño encontraréis algunas sugerencias sobre cómo tener un buen descanso.

Publicado en Cerebro, Cuidador, Ejercicio, Espai Salut, Estimulación cognitiva, Feskits, lenguaje, Nutrición | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Primer aniversario de nuestro blog. ¡Gracias y feliz 2013!

Terminamos el año y con él cumplimos el primer aniversario de la publicación del post con el que inauguramos nuestro blog. En todo momento hemos intentado ser fieles a la finalidad por la cual fue creado; hablar de temas relacionados con la estimulación cognitiva y que estos fueran de interés y útiles para los lectores.

Haciendo un balance rápido y procurando no caer en el error de elaborar un tedioso informe estadístico, tenemos la sensación que podemos estar satisfechos de los resultados hasta la fecha obtenidos. Naturalmente alguien puede pensar que el juicio no es objetivo, ya que somos arte y parte del tema. Estaríamos encantados que nos hicieseis llegar vuestra opinión y sugerencias, pero mientras llegan, podemos facilitaros algunos de los  datos sobre los cuales nos hemos basado para elaborar nuestra opinión de optimismo.

En los 36 post publicados, prácticamente en el 90% hemos tratado temas vinculados con el cerebro y la estimulación cognitiva, pero también nos hemos permitido la licencia de abordar aspectos relacionados con la promoción de la salud, el lenguaje, el impacto de las tecnologías de la información y de la comunicación en la salud, del envejecimiento activo y como no, también hemos introducido el proyecto Codyc que la Fundación Espai Salut está llevando a cabo en Guatemala.

Es cierto, estamos satisfechos porqué han participado profesionales excepcionales que han dedicado su tiempo a enriquecer el blog, estamos satisfechos porqué existe un gran número de subscriptores y porqué en estos doce meses hemos obtenido más de 14.000 visitas procedentes de varios países.

Si bien, somos conscientes que hemos de seguir reflexionando y trabajando para mejorar. Creemos que se han de introducir algunos componentes que incrementen el dinamismo de los posts: como entrevistas, testimonios de experiencias y resúmenes de mesas redondas entre otros. Dado el interés que han suscitado algunos temas está previsto crear cápsulas temáticas que permitan ampliar y profundizar en la forma de tratarlos. Se potenciará la interrelación con otras entidades que aporten valor al blog.

No hay que decir, que estamos tremendamente interesados en dar respuesta a vuestras expectativas, por lo que sería para nosotros de una enorme utilidad que nos hicierais llegar vuestras propuestas.

Bien, hoy es el último día del año y no queremos cansaros. Todo el equipo os quiere agradecer vuestra participación, fidelidad y naturalmente que durante el próximo 2013 podamos seguir trabajando para cumplir nuestro gran objetivo, ser útiles a la sociedad intentando potenciar los hábitos saludables y prevenir la enfermedad.

FELIZ 2013

 

 

Publicado en Espai Salut, Estimulación cognitiva, Profesionales, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los ojos son el reflejo del alma

En nuestro post del pasado 1 de octubre relacionábamos la pobreza y la discapacidad como dos variables de efectos devastadores cuando son coincidentes en una misma persona. Hoy, sin pretender quitar ni una sola coma a lo dicho, me gustaría contaros la historia de Walter que  está siendo atendido en el proyecto Codyc Amatitlán (Guatemala) y que gracias al gran trabajo realizado por Infancia con Futuro, Espai Salut, y naturalmente del propio paciente, se ha conseguido ganar una batalla, que no la guerra, al poder dar un paso adelante y lograr que Walter tenga la posibilidad de acceder a un futuro con cierto grado de esperanza.

Walter nació en el 2002 en el seno de una familia muy desestructurada que vivía en condiciones de máxima pobreza. A los pocos meses de nacer fue intervenido y a raíz de una complicación sufrió un daño cerebral irreversible y como consecuencia una parálisis cerebral.

Ingresó en el proyecto Codyc en el 2010, además de la discapacidad física, Walter tenía un comportamiento introspectivo, reacio a todo tipo de contacto físico. Nos los encontramos postrado en un coche, sin ningún tipo de expresión en su rostro, incapaz de comunicarse con los demás. Dicen que los ojos de una persona son el reflejo de su alma. Él la tenía apagada. Hemos recorrido un largo camino desde que lo conocimos, momentos duros y desconcertantes.

Sin embargo, la constancia y la perseverancia de nuestras Promotoras Voluntarias de Salud de Infancia con Futuro y nuestros profesionales de Espai Salut han conseguido hacer visible a Walter.

Es un niño con una inteligencia sorprendente, y una capacidad de aprendizaje ejemplar. En la actualidad, vive en un entorno familiar más estable, es sociable, y se relaciona con normalidad con todos sus compañeros de Infancia con Futuro. Su discapacidad ya no es una barrera, él con tan solo 9 años ha sabido romperla. Cuando lo volvimos a ver en nuestro último viaje a Amatitlán (Noviembre 2012), Walter ya no era el niño que conocimos dos años atrás. Sus ojos radiaban felicidad, estaba contento, su sonrisa iluminaba toda Infancia con Futuro, jugaba con sus compañeros, era uno más. En pocas palabras, su alma era diferente, había cogido un color esperanzador.

Si quieres ver la evolución de Walter desde que entró en el proyecto Codyc hasta la actualidad puedes ver su álbum de fotos: Walter, un ejemplo.

 

 

Publicado en Cerebro, Cuidador, Discapacidad, Espai Salut, Estimulación, Estimulación cognitiva, Profesionales, Salud, Solidaridad | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

La necesidad de cuidar al cuidador

Actualmente, surge un fenómeno sociológico marcado por el incremento del número de personas  que pueden encontrarse  en situación de dependencia (temporal o permanente), debido al aumento de la esperanza de vida y a otras causas, como las enfermedades degenerativas.

La experiencia de cuidar una persona de­pendiente puede ocasionar cansancio físico y emocional más o menos continuado, esto hace que se presenten unas  necesidades concretas a las cuales hay que dar respuesta.


¿Qué tipo de cuidadores existen actualmente?

En el nuevo marco de referencia creado después de la aprobación de la Ley 39/2006, de Promoción de la Autonomía personal y de la Atención de las Personas en Situación de Dependencia, se reconoce la figura del cuidador informal en el entorno familiar, que se hace cargo de la atención de la persona, así como la posibilidad de recibir formación.

Se define al cuidador/a informal, como cuidador/ora no profesional un familiar o una persona vinculada afectivamente con la persona en situación de dependencia (que por razones de vecindad, de amistad y de solidaridad se siente vinculada afectivamente, que tiene una inter­vención diaria de atención a la persona en su domicilio, conviva o no con ella.

Se entiende por cuidador/ora principal aquella persona que dedica una gran parte de su tiempo, mesurado en horas/día, a cuidar de una persona dependiente y que ha realizado las actividades propias de cuidador/hora un mínimo de 6 semanas.

¿Cómo se puede ayudar a los cuidadores?

Para cuidar a los cuidadores, uno de los objetivos principales es el de proporcionar las habilidades necesa­rias a la persona cuidadora para mejorar la calidad de vida de la persona dependiente, y al mismo tiempo  ayudarla a cuidarse de sí misma incidiendo en la economía de esfuerzos y en el soporte emocional. En definitiva, facilitar herramientas que le permi­tan vivir positivamente la experiencia de cuidar.

En general, se pueden diferenciar dos tipos de acciones y actividades con la misma finalidad, de dar soporte al trabajo del cuidador y la cuidadora. Unas acciones son más de carácter formativo y las otras más dirigidas al soporte físico y/o emocional. Los dos tipos se ofrecen en muchas ocasiones de manera combinada.

Las acciones formativas tienen por objetivo adquirir conocimientos prácticos para efectu­ar el cuidado, proporcionar herramientas para mejorar la comunicación entre la persona cuidadora y la persona atendida, ayudar a la resolución de problemas concretos y situaciones difíciles que se presenten en las actividades de la vida diaria y facilitar conocimientos de auto­cuidado, entre otros.

En este entorno, la Corporación Fisiogestion, en el ámbito de la rehabilitación domiciliaria, lleva a cabo el proceso para desarrollar proyectos integrales de soporte a cuidadores de personas en situación de dependencia.

El objetivo que persigue es facilitar los conocimientos y herramientas a las familias, y en concreto al cuidador/a familiar principal, que le permita afrontar su trabajo con eficacia.

Pretende facilitar informaciones y herramientas para mejorar el trato, acompañamiento y curas básicas asistenciales al cuidador familiar a  la hora de asumir la atención de una persona en situación de dependencia, temporal o permanente. Concretamente referidas a la prevención de úlceras por decúbito, técnicas de movilización, procedimientos de traslado, deambulación, higiene postural y ayudas técnicas para la movilidad personal y facilitación de las Actividades Básicas de la Vida Diaria. Hay que destacar la importancia de estos términos para la calidad de vida de la persona con discapacidad. Así como para los propios cuidadores.

 

Publicado en Cuidador, Fisiogestión, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Dormir bien. Consejos para conciliar el sueño.

Se calcula que en España alrededor del 30% de la población vive con algún trastorno del sueño, y por consiguiente muchas personas conviven con secuelas derivadas de ello, tales como alteraciones neuropsicológicas y psiquiátricas, o bien problemas físicos y médicos en general.

Mientras dormimos, nuestro cerebro consolida los aprendizajes y vivencias del día. Las neuronas no reciben estímulos externos (imágenes, ruidos, conversaciones…) y pueden dedicarse a hacer el trabajo de trastienda: organizan y fortalecen los aprendizajes y experiencias vividas, de manera que van tejiendo la red de conocimientos personales: la memoria.

Dormir nos proporciona descanso físico y mental. Durante el sueño, los músculos (entre ellos el cerebro) permanecen en estado de reposo (que no inactivos), período durante el cual el organismo desarrolla procesos metabólicos fundamentales para garantizar la reparación y la reposición de la energía, la capacidad de concentración, memoria y autocontrol de las personas a lo largo del día, de manera que dormir es tan importante como todo lo que puede hacer nuestro organismo durante el día.

Muchos estudios científicos han demostrado que los trastornos del sueño no tratados están directamente relacionados con el desarrollo de enfermedades psiquiátricas, y con el aumento del riesgo de problemas cardiovasculares (cardiopatías, accidentes cerebrovasculares…).

El diagnóstico precoz de las alteraciones del sueño es clave para prevenir las consecuencias derivadas, tanto en población adulta como pediátrica: peor calidad de vida, descenso del rendimiento laboral o estudiantil, aumento de problemas psicológicos o psiquiátricos, alteraciones médicas…

Es fundamental realizar un diagnostico precoz sobretodo en población infantil, para reducir los efectos en el neurodesarrollo de los niños, así como la prevención de alteraciones como el déficit de atención o la aparición de trastornos metabólicos u obesidad.

Los malos hábitos condicionan un buen dormir.

Hay muchas causas que provocan un mal dormir, pero una de las más importantes hoy en día es la tensión acumulada durante el día: los problemas cotidianos, la ansiedad, el estrés, el ritmo de vida… El cerebro necesita desconectar de esos problemas antes de dormir, de manera que hemos de ayudarle a hacerlo con nuestros hábitos y rutinas.

¿Y qué puedo hacer si padezco alguna alteración del sueño?

Ante todo, se deberían revisar las rutinas y pautas relacionadas con el dormir durante el día a día. Quizás con algunas recomendaciones en higiene del sueño puede mejorar la facilidad de conciliación o la calidad del sueño:

-       Crear un hábito de sueño regular, intentar levantarse y acostarse con un horario fijo para establecer un ritmo de sueño-vigilia uniforme.

-       Controlar los estímulos ambientales: reducir el ruido en la habitación, adecuar el nivel de luz, temperatura y humedad, así como el confort del colchón que se utiliza.

-       Intente ir bajando el ritmo de actividad mental y física a medida que se acerca la hora de dormir. Por ejemplo, lea algo ligero o escuche música relajada, pero no vea películas de acción o use videojuegos.

-       Revisar los hábitos alimentarios en la cena, cenar un tiempo prudencial antes de acostarse e ingerir la cantidad adecuada de comida, ni escasa ni abundante.

-       Es recomendable no hacer ejercicio físico intenso en las 3-4 horas previas a la hora de acostarse, ya que esto produce una mayor activación y origina un sueño poco reparador. Sin embargo, el ejercicio regular por la tarde favorece el sueño, además de ser un estupendo método de reducción de estrés.

-       Reducir el consumo de sustancias excitantes como la cafeína, nicotina o alcohol (que aunque es un depresor y puede facilitar el inicio del sueño, afecta a la calidad del mismo).

Si, a pesar de seguir estas recomendaciones el problema persiste, se deberá consultar al especialista, para considerar el problema y sus consecuencias, y plantear un posible estudio específico del sueño.

Las Unidades del Sueño son las unidades asistenciales en las que estudian los problemas derivados de las alteraciones del sueño, tales como el insomnio, trastorno por excesiva somnolencia (o hipersomnia), parasomnias (sonambulismo, bruxismo…)… Estas unidades deberían abordar el estudio desde una perspectiva multidisciplinar, contando con neurofisiólogos, neurólogos, médicos especialistas en enfermedades respiratorias, psicólogos o neuropsicólogos, psiquiatras…

En ésta última década, la tendencia en los estudios derivados de las alteraciones del sueño se centra en los trastornos respiratorios (apnea del sueño) y en los trastornos neurológicos del sueño (síndrome de piernas inquietas, trastorno del sueño REM) y la relación con las enfermedades neurodegenerativas. Así como en los avances en diagnóstico precoz en etapa infantil i en los avances tecnológicos relacionados con el área en cuestión.

Piense que dormimos durante 30 años para permanecer despiertos durante 60. Así que… merece la pena revisar nuestra calidad de sueño, para garantizar una vigilia completa.”

 

Publicado en Cerebro, Estimulación cognitiva, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Recuperar el lenguaje tras sufrir un ictus

Como ya introducíamos en la publicación anterior, una de las consecuencias más importantes de la persona después de un ictus, es la afectación del lenguaje: la afasia. Por consiguiente, es una de las primeras terapias de rehabilitación que se deben plantear en pacientes afectados, sobretodo teniendo en cuenta que el tratamiento más eficaz es el que empieza más temprano. Así pues, contra antes se empiece a tratar, mejor es el pronóstico.

De todos modos, antes de plantear una rehabilitación de las funciones más específicas del lenguaje, se debe prestar atención al resto de funciones cerebrales: la memoria, la orientación, la atención, la agnosia visual y auditiva, y las apraxias motoras y bucofonatorias. El estado de estas funciones ayudará a ver qué tipos de actividades se pueden hacer, la duración del tratamiento, la variabilidad de ejercicios que se le puede plantear a cada paciente, y el tipo de comunicación que podemos establecer, según la comprensión de órdenes sencillas a nivel oral y a nivel escrito. Con la valoración del estado de las funciones cognitivas y del lenguaje, nos plantearemos qué tipo de rehabilitación de lenguaje debemos seguir, y qué objetivos son los más importantes para iniciar el tratamiento.

Para empezar una rehabilitación del lenguaje, se debe explorar el lenguaje espontáneo, viendo, por ejemplo, si puede contestar a preguntas de quién es, dónde está y qué día es. A nivel de lenguaje espontáneo, comprobaremos si hay fluencia en el habla, para ello intentaremos fomentar la expresión de forma libre, preguntando lo que hay en una foto, o en la habitación donde se encuentra. Hay pacientes que tienen una fluencia de habla excesiva, logorrea, que muchas veces resulta en su totalidad incomprensible, y otros pacientes presentan enlentecimiento del discurso, es decir se observará una disminución de las frases y esfuerzo en la producción verbal.

Otro aspecto a valorar, del lenguaje, es la repetición verbal, ya que ésta nos ayuda a ver cómo están los procesos de percepción auditiva y fonémica del habla, por ejemplo, podemos hacer que al poner la mesa repita con nosotros los objetos que se van poniendo.

 

De la misma forma, se valora la denominación de objetos, donde podemos ver si las puede pronunciar, si se equivoca y dice palabras parecidas de sonido o de la misma categoría semántica, o hay ausencia de respuesta. Más importante todavía es saber si nos entiende, cómo está la comprensión, podemos saberlo preguntando que se señale la nariz, o que nos dé un objeto que se encuentre delante de él. De la misma manera, también hay que evaluar cómo se encuentran la lectura y la escritura, ya que pueden presentar alteraciones igual que en comprensión y expresión oral.

Una vez evaluado en qué grado está afectado el paciente en cada uno de los aspectos del lenguaje que ya hemos comentado, se tiene que establecer un plan de rehabilitación específico para el lenguaje. Hay diversos tipos de rehabilitación, si la afectación es más leve, recurriremos a ejercicios de facilitación donde a través de una serie de claves ayudaremos a activar información que el paciente conserva, pero que no es capaz de activar, le podemos preguntar cómo se llama, el nombre del objeto que usamos cuando llueve, y para ayudar a evocar el nombre, podemos dar una imagen que lo represente.

En otro caso, tendremos que plantear un reaprendizaje o restablecimiento de las habilidades que ha perdido la persona. Por ejemplo, si se ha perdido el conocimiento del sonido de las letras para poder leer, intentar volver a enseñarle este tipo de conversión. También se pueden plantear estrategias de reorganización donde se intenta llegar a la información, pero no por medios habituales, sino a través de otros procedimientos, por ejemplo hay pacientes que no pueden llegar a través del habla normal, y les podemos ayudar a acceder al lenguaje o a las palabras a través de canciones o melodías. Por último, si el paciente no puede llegar por ninguna de estas vías, se puede plantear una adaptación o compensación de las habilidades, donde el objetivo es sustituir la habilidad perdida. Por ejemplo, si no son capaces de comunicarse verbalmente, probaremos que nos expliquen a través de imágenes.

Y ¿Cómo podemos ayudar a estos pacientes en el día a día?

En casa les podemos ayudar preguntando el nombre de los objetos cotidianos, los que usa habitualmente, también podemos incitar a que nos explique qué quiere para comer, si recuerda qué ingredientes tenía ese plato que tanto le gusta, que explique qué pasos debe seguir para hacer una tortilla, que cante canciones conocidas… Este tipo de tareas fomentan la utilización del lenguaje, y potencia el restablecimiento de las mismas, en la medida de lo posible, según el alcance y la progresión de la lesión cerebral.

En la rehabilitación del lenguaje, los objetivos terapéuticos se focalizan en dicha función cognitiva, y no es lo mismo que plantear una rehabilitación cognitiva integral, en la que, a parte de trabajar con las habilidades comprometidas, intentará también trabajar las funciones cerebrales preservadas, para maximizarlas y mantenerlas lo más activas posibles para que, si es necesario, ayuden a compensar las funciones específicas perdidas o alteradas.

 

Publicado en Cerebro, Ictus, lenguaje | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario